Yllana protagonizó la campaña publicitaria de esta conservera hacia la mitad de la década de los noventa. Desde entonces, el sabor de los bocatas de atún no ha vuelto a ser el mismo.